Consejos

Errores comunes al abrir una piscina, inicio de temporada

Estamos ya entrando en el mes de mayo y el verano está a la vuelta de la esquina. Parece mentira, pero los gélidos meses de invierno ya están dando paso a la apetecible y calurosa estación veraniega. 

Este es el momento del año donde se abren de nuevo muchas piscinas para ir poniéndolas en marcha poco a poco. Para evitar que te veas en algún apuro y que todo vaya sobre ruedas, hemos decidido hacer este post donde te hablaremos de los errores más comunes que se suelen cometer en este proceso. ¡Empecemos!

1. No limpiar primero los alrededores de la piscina

Lo primero que tienes que hacer para limpiar correctamente la piscina, aunque parezca contradictorio, no es empezar por el agua de tu piscina, sino por los alrededores de la misma. Ten en cuenta que durante los meses de invierno, el mantenimiento del área que rodea la piscina es inferior que durante el periodo que está abierta. Esto hace que toda la suciedad y restos que pueda haber, caigan o se vayan depositando por el viento sobre el agua, y todo tu trabajo sea en vano.

Entonces, antes de empezar a limpiar la piscina nada más la abras, asegúrate de que está limpio el resto de la terraza alrededor de la misma. ¡No empieces la casa por el tejado!

2. No limpiar la cubierta

Limpiar la cubierta antes de abrir la piscina te va a librar de futuros quebraderos de cabeza.

En primer lugar, cualquier resto, hoja, rama suelta, etc., que pueda haber quedado sobre la cubierta por culpa del viento o del clima no caerá sobre el agua de tu piscina. Si las retiras en un primer momento, te ahorrarás la tediosa tarea de retirar esos restos con una red. Esto significa menos trabajo de limpieza una vez que la piscina esté lista para ser utilizada.

Además de esto, los desechos acumulados en la cubierta pueden dañar el equipo de la piscina, como la bomba y el filtro, si se dejan en contacto por mucho tiempo. 

3. Perder la oportunidad de aumentar los niveles de agua

Cuando empieces a quitar la cubierta, sería inteligente aprovechar el tiempo para rellenar los niveles de agua de la piscina. El proceso de rellenado lleva su tiempo, así que mientras trabajas en otras tareas, puedes dejar que la piscina se llene. Evita llegar al punto en el que estés listo para encender la bomba, solo para descubrir que el nivel del agua es demasiado bajo para el skimmer.

Dependiendo del nivel del agua, es posible que debas priorizar el rellenado de los niveles de agua de la piscina como primer paso y, simplemente, colocar la manguera debajo de la cubierta mientras trabajas en el deck y la cubierta.

4. No limpiar los tubos o bolsas de agua

Si utilizas tubos de agua para una cubierta sólida de piscina o para cerrar espacios en la cubierta de seguridad, es probable que estén bastante sucios después de la temporada de inactividad. Para extender su vida útil, colócalos en una superficie plana, como un camino de entrada, y límpialos con agua y cepillo. Déjalos secar completamente antes de guardarlos en un lugar seguro para el próximo año. Si encuentras algún agujero, puedes repararlo con un kit de parches de vinilo para asegurarte de que estén listos para ser utilizados cuando los necesites.

5. Pasar por alto un anclaje de cubierta de seguridad

Si tienes una cubierta de piscina de seguridad, es posible que hayas experimentado el inconveniente de tropezar con un ancla de cubierta olvidada. Después de haber revisado todo el perímetro de la piscina y asegurado que todas las anclas estén bien guardadas para el verano, es recomendable hacer una última verificación. Es posible que haya una o dos anclas de latón que hayan pasado desapercibidas, o que algunas requieran un poco más de esfuerzo para ser ajustadas correctamente al nivel del deck de la piscina. Es mejor abordar este tema ahora que descubrirlo más tarde cuando ya sea más complicado solucionarlo.

6. Olvidar sacar todos los tapones de la piscina

Es crucial no pasar por alto la retirada de los tapones de invierno, ya que esto podría causar daños en la plomería cuando finalmente decidas poner en marcha la bomba y el filtro. Antes de encenderlos, asegúrate de haber recuperado todos los tapones del skimmer de la piscina, los retornos, los jets del spa, la línea del limpiador u otras líneas de plomería que hayas tapado durante el otoño.

7. No abrir todas las válvulas

Este es otro error común al abrir la piscina, y puede causar daños en el sistema o incluso lesiones personales. Verifica que todas las válvulas estén abiertas para evitar que la bomba trabaje en vano, mientras te preguntas por qué la bomba no se está llenando de agua o por qué la tapa del filtro acaba de salir disparada a varios metros de altura.

8. No estar listo para el momento estelar

Si la bomba tiene una cesta con un seguro interno, asegúrate de que esté bien ajustada. Y si retiraste los tapones de drenaje de la bomba, asegúrate de volver a colocarlos correctamente. Reemplaza cualquier cinta de teflón vieja por nueva y limpia (con un trapo) y lubrica (con lubricante de silicona o teflón para piscinas) el anillo en O de la tapa de la bomba. Luego, asegura la tapa firmemente después de llenar la bomba con agua.

9. No tener en cuenta los detalles del filtro

Antes de encender la bomba durante la semana (llegaremos a eso en un momento), asegúrate de volver a colocar el manómetro de presión y el tapón de drenaje o tapa en su lugar en el filtro de la piscina. Asegúrate de haber guardado estos y otros pequeños componentes del filtro que son fáciles de perder en un lugar seguro el otoño pasado. Verifica que el cierre de la abrazadera del tanque del filtro esté completamente apretado y cubra ambos lados del tanque por completo.

Si tu filtro tiene una válvula de múltiples puertos, configúrala en la posición de “desagüe” para comenzar y desenrolla tu manguera de lavado. Iniciar la bomba en “desagüe” durante un minuto eliminará cualquier residuo que pueda haberse acumulado en tu plomería durante el invierno. Luego puedes cambiar a la posición de “filtro”. Para los filtros de tierra de diatomeas, agrega el polvo de DE directamente a través del skimmer. Abre la válvula purgadora de aire en la parte superior del tanque del filtro para liberar cualquier aire atrapado en el filtro.

Una vez que la bomba esté cebada y el agua fluya libremente en modo de filtro, toma nota de la lectura de psi en el manómetro de presión. Esta lectura te ayudará a establecer el nivel de presión óptimo para el funcionamiento y te indicará cuándo es necesario hacer un lavado o si estás perdiendo presión. Puedes usar un marcador permanente para anotar la psi en el tanque del filtro o directamente en el dial del manómetro.

10. No dejar el filtro funcionando suficiente tiempo

Quizás no quieras escucharlo, pero es normal dejar funcionando el sistema de filtración de la piscina las 24 horas del día hasta que el agua esté limpia. Puede que cueste un poco más en términos de energía, ¡pero realmente no dañará nada! Ahorrarás dinero en productos químicos y también tiempo en limpiar la piscina, dejando el sistema funcionar continuamente durante unos días después de abrir la piscina. 

Para la mayoría de los sistemas de filtración, no debería ser necesario más que eso. A menos, claro está, que tu química y saneamiento del agua estén desequilibrados. Lo cual nos lleva al siguiente punto…

11. No ajustar la alcalinidad total y el pH primero

Podríamos dedicar probablemente una entrada completa de blog a los errores en la química del agua de la piscina que se pueden cometer al abrir una piscina. Sin embargo, el mayor error al abrir la piscina es no equilibrar primero el pH y la Alcalinidad Total. 

Probablemente sea lo que más has escuchado: los niveles de pH deben estar entre 7.4 y 7.6, y la Alcalinidad Total es óptima en el rango de 80 a 120 ppm para la mayoría de las piscinas. Tener el pH un poco en el lado bajo de este rango ayudará a que tu tratamiento de choque de cloro funcione de manera más efectiva.

12. Ignorar los niveles de ácido cianúrico y dureza de Calcio

Incluso si los niveles de pH y Alcalinidad Total están perfectamente equilibrados, la calidad del agua de tu piscina sufrirá si no tienes los niveles adecuados de Ácido Cianúrico (CYA), también conocido como estabilizador o acondicionador. Los niveles ideales de CYA están entre 30 y 50 ppm. Si tu piscina está recién llenada, es posible que necesites agregar un poco para que los niveles estén dentro del rango adecuado. Un tratamiento en primavera suele ser todo lo que se necesita, y solo si el nivel de CYA es bajo. Si los niveles de CYA son demasiado altos, trata con Reductor de CYA Bio-Activo.

Prestar atención a la dureza de calcio de tu piscina es tan importante como monitorear los niveles de CYA. Si ignoras los niveles de calcio puede que acabe tu agua turbia, con manchas y acumulación de escamas. El rango de calcio recomendado es de 150 a 400 ppm. Después de ajustar inicialmente la dureza de calcio, no deberías preocuparte por ello durante el resto de la temporada.

13. Añadir múltiples productos químicos a la vez

Una vez que hayas equilibrado el agua con el pH correcto, la Alcalinidad, el Calcio y los niveles de CYA, haz una pausa. Puede ser tentador agregar tratamiento de choque, algicida, clarificador y un tratamiento contra manchas y escamas, o incluso un kit completo de inicio de primavera, todo de una vez. Pero eso no es beneficioso para tu piscina.

Para obtener los mejores resultados, agrega los productos químicos para piscinas gradualmente con el tiempo.

  • Día 1: Ajusta el equilibrio del agua y aplica tratamiento de choque.
  • Día 2: Agrega clarificador.
  • Día 3: Aplica el tratamiento contra manchas y escamas.
  • Día 4 o más adelante: Agrega el algicida.

El tratamiento de choque puede agotar o desactivar otros productos químicos para piscinas. Siempre aplica el tratamiento de choque primero, luego agrega los otros productos químicos en los días siguientes, una vez que el nivel de cloro haya bajado.

14. No monitorear los niveles de productos químicos

Es relativamente fácil equilibrar correctamente los productos químicos mencionados anteriormente. Sigue las instrucciones al pie de la letra y deberías estar en el objetivo correcto. La química del agua de la piscina en primavera puede verse afectada por numerosas razones. Controla los niveles de químicos de tu piscina probando el agua varias veces durante la primera semana de apertura y realiza ajustes adicionales según sea necesario.

15. No aspirar en “desperdicio”

Una vez que hayas aplicado tratamiento de choque a tu piscina, o si has utilizado un tratamiento de floculación, necesitarás aspirar el alga y los desechos. Con el uso de una válvula multipuerto, que te permite lavar un filtro de arena o diatomeas, configura tu aspiradora en “desperdicio” y elimina cualquier alga o desechos del agua de tu piscina. Configurar la aspiradora en “desperdicio” enviará el material a través de la línea de lavado, y no al filtro de la piscina. Si no tienes una válvula multipuerto, puedes instalar una válvula de 3 vías entre la bomba y el filtro.

16. No cepillar la piscina

Después de aspirar la piscina, cepilla bien el revestimiento, las paredes, el suelo y los escalones. Recomendamos cepillar las paredes de la piscina dos veces al día durante la primera semana de apertura (y una vez a la semana después). Puede parecer excesivo, pero ayuda a limpiar la piscina más rápidamente, mejora la circulación y la filtración, ¡y también es un gran ejercicio para la parte superior del cuerpo!

17. Olvidar añadir cloro a tu clorador

Uno de los peores errores al abrir la piscina es no clorarla. Si tienes un flotador, un alimentador químico o incluso un sistema de sal en tu piscina, asegúrate de que estén listos con la cantidad adecuada de cloro. Después de aplicar el tratamiento de choque inicial, los niveles de cloro estarán muy altos, pero pueden disminuir rápidamente, dando la oportunidad al alga de proliferar nuevamente. Mantén a mano tu kit de prueba y úsalo con frecuencia durante las primeras semanas.

18. Olvidar configurar el reloj temporizador

Si vives en un estado que observa el horario de verano, no olvides ajustar el reloj temporizador de la bomba de tu piscina. Si tienes el clásico temporizador Intermatic con el dial amarillo, tira hacia afuera el dial y gíralo para que la hora actual se alinee con la flecha hacia abajo (ubicada a las 6 en punto).

Después de que el agua se aclare, es hora de colocar los perros del cronómetro (disparadores) en el dial. Para ello, utiliza unos alicates para apretar el tornillo de fijación, de modo que no se salgan de su lugar.

Deja una respuesta